viernes, 18 de marzo de 2011

Si mi padre no fuera carnicero, querría que fuera Bernays

Edward L. Bernays, sobrino de Freud, depositaba el énfasis en la aplicación de la investigación de las ciencias sociales y en la psicología conductista para formular campañas de relaciones públicas que pudieran cambiar las percepciones de la gente y fomentar comportamientos. A diferencia del modelo de Lee, citado anteriormente el que ponía el acento en la divulgación de informaciones precisas, el modelo de Bernays era, fundamentalmente, un modelo de defensa y de persuasión científica. Incluía la escucha activa de los públicos, pero proponía recibir la retroalimentación para poder formular un mensaje persuasivo. Sin embargo, los clientes no parecían compartir estas preocupaciones y Bernays, durante el transcurso de su larga carrera profesional, llevó a cabo muchas campañas de éxito que se han acabado convirtiendo en clásicas. Una muestra son las siguientes:

- Procter & Gamble vendió millones de unidades de su jabón Marfil cuando Bernays tuvo la idea de patrocinar un concurso de esculturas de jabón para niños en edad escolar. Sólo el primer año participaron 22 millones de niños, y el concurso continuó 35 años más. Según Thomas Harris, un asesor de Chicago, "las esculturas de jabón se convirtiéron en el medio nacional para dar rienda suelta a los instintos creativos de los niños, y ayudó a toda una generación a disfrutar de la limpieza". 

- Para la celebración del 50 aniversario del invento de Thomas Edison, la bombilla eléctrica, Bernays logró llamar la atención de todo el mundo, haciendo que las grandes empresas suministradoras de electricidad del mundo cortaran la electricidad al mismo tiempo, durante un minuto, en honor a Edison. Bill Moyers, periodista, en una entrevista en Bernays en 1984 le dijo: "Sabe usted, consiguió que Thomas Edison, Henry Ford, Herbert Hoover y millones de norteamericanos hicieran lo que usted quería que hiciesen y consiguió que el mundo entero apagará las luces al mismo tiempo. Eso no se influencia, eso es poder ". Bernays respondió, "Pero, sabe usted, yo nunca lo considere poder. Nunca lo traté como si fuera poder. La gente se deja llevar a donde quiere que la lleven".

- La industria del bacon quería promover su producto, y Bernays tuvo la idea de que todos los médicos de Estados Unidos dieran apoyo a la costumbre de un desayuno fuerte. En toda la campaña no se nombraba al bacon explícitamente, pero las ventas se dispararon cuando la gente aceptó el consejo y comenzó a comer el tradicional desayuno de huevos con bacon.


Hoy, os presento a Edward L. Bernays, el padre de las relaciones públicas modernas
#loputocrack

No hay comentarios:

Publicar un comentario