miércoles, 27 de octubre de 2010

Mi cinefilia es un remedio a

Abro parentesis -I'm listening to a velvet's song, got scarfs and pills to heal my throat. I think about all our days and all our jokes and I remember them as a cigarette we've smoked. But now all I want is a hole where I can poke out and see you from- cierro parentesis.


El pasado fin de semana me hice la Rambla un par de veces andando. Me encanta y más sabiendo que hasta finales de Noviembre no voy a volver. Para cuando regrese vendré envuelta en bufandas y gorros, lo más adorable del invierno. Durante el trayecto estuve pensando en una lista de canciones que me gustaría aprender a tocar con la guitarra, instrumento que no sé tocar.. todavía (cuando tenga tiempo, espero tenerlo algún día, aprenderé, I promise you, Penny) Recuerdo que la hice mentalmente mientras sonaban en mi ipod (amarillo) algunas canciones que apenas recordaba y otras que canté como si no hubiera un mañana el pasado sábado por la noche.
Y que tal noche, la del pasado sábado por la noche; celebramos treinta años. Ya sé que te duele, blondie, pero creo que no los pudiste celebrar de mejor manera que rodeada de raquetas de tenis, un concurso de flanes enteros en la boca (en donde perdí toda mi dignidad), un londonfriend-dj a medida, una lista de spotify que te cagas lorito y una coctelera en el baño del Club de Tennis. What else?

Hoy he ido al cine. Esta es la segunda semana de 'vamos-al-cine-los-miércoles-después-de-clase-a-la-sesión-de-las-7'. Con Gru en 3D nos reímos con unos simples muñecos enternecedores amarillos, Facebook ha sido una definición de lo que somos hoy en día (he comido palomitas de bolsa..), el documental sobre Norman Foster promete, y Héroes.. qué decir de mi guionista favorito!
A falta de películas y salas de cines que me recuerden lo innombrable, mañana por la noche vamos con A., S., C. y L. a la estrena y presentación de 'Barcelona era una fiesta' (In-Edit Beefeater). Hoy he tenido la suerte de estar con su director Morrosko Vila-San Juan y con algunos de los personajes de una época en que Barcelona vivía en el más puro underground de los 70-80 como Oriol Tramvia o Miguel Gallardo. En los ojos de sus protagonistas he visto la nostalgia por aquel periodo , lo he visto brillar mientras los periodistas les preguntaban sobre sexo, speed, formentera, el born y un vacío de poder a llenar con el grito 'viva la libertad', gente que dejaron el marxismo para pasarse al hippismo.
Pero ya de vuelta en pleno siglo veintiuno (hacía mucho que no escribía números con letras), el viernes lo voy a eclipsar con C., puesto que vamos a ver el documental  'The extraordinary Ordinary Life of José González' y su posterior actuación en el Taxidermista de Plaza Reial. Que mejor que ir con una sueca a ver un documental sobre un cantante sueco que con solo entonar las primeras notas de Heartbeats hace que mi sangre corra más deprisa.

domingo, 17 de octubre de 2010

¡Toquen con las manos, señores!

Sábado, 10 de la mañana. Hacía un día típico del penúltimo día de la semana: el Lorenzo resplandecía y en las olas se podían ver reflejados cada rayo de luz. ¡El mar brillaba, señores! 
Si alguna vez pierdo la noción del tiempo y amanezco en un día como éste, sabré seguro que es sábado. 
Escribiendo esto, mi toalla de la playa me ha venido a la mente -a lo mejor suena ridículo decir que es amarilla, pero es la verdad-.

Escuchando The New Raemon y LOL, el invierno parece que me pisa los pies. Canciones sobre cafeteras, catástrofes, imanes, siestas, variables y Garfunkel me dejan entrever el abrigo de invierno mientras estoy tumbada en mi cama envuelta en una manta roja cual 'cocreta' (véase croqueta, en honor a J.) consultando la previsión meteorológica para mañana (Mr.Molina prevé una mínima de 9º y una máxima de 18º). Pero ni eso consigue ponerme triste, aunque saber que en otro hemisferio hay chicas en bikini y chicos con el torso mojado en la playa me toca bastante las narices.
Lo primero que se me enfría cuando llega el ¿mal? tiempo son las manos. Siempre las tengo frías y la gente se enfada con ellas cuando les toco. Nadie sabe lo que disfruto cuando simplemente rozo alguna espalda con mis manos frías, congeladas-congeladas.

Con mis manos no sólo recuerdo el frío, también mis días de calor. Todo lo que solía tocar pensando que era mío, lo fuera o fuese o no. Pondré de ejemplo un libro, tu pelo, un vaso de agua, un radiocasete. A veces me río sólo con pensar. Tocar estas pequeñas cosas son las que me hacen feliz. 

lunes, 11 de octubre de 2010

Primeras lluvias de octubre

Me encanta oír la lluvia golpear sobre el cristal de la azotea que esta dispuesto justo encima de mi cama. Hará ocho meses que nos mudamos y todavía no estoy acostumbrada a dormir en esas habitaciones en las que cuando estás en la mitad ya no puedes andar porque te das con la cabeza en el techo. Abriría un poco la ventana para dejar correr esa brisa que adoro, pero mis sábanas y sueños terminarían empapados de una dulce tormenta de otoño. De vez en cuando los relámpagos iluminan mi habitación, en donde esta noche sólo tengo la lámpara de la mesilla de noche encendida.
Ayer me vi obligada a poner el nórdico, es genial. Cuando digo que me gusta el invierno la gente responde que eso es porqué nací en Febrero, aunque nadie me quita mis playas y noches de verano. Pero, aun así, creo que prefiero el invierno. Esta es una de las cosas que no recuerdo haberte contado nunca.
Parece que llueve con más intensidad y acabo de descubrir un par de gotas deslizándose por el marco de la ventana y cayendo encima de mi cama… no sé cómo voy a pasar esta noche. Lo que si puedo asegurar es que ese ruido va a hacer que me duerma tan buen punto me tumbe en la cama, puesto que me tranquiliza y automáticamente entro en un estado de relajación. Me gustaría dormirme cada noche con lluvia golpeando en la ventana y con algo parecido a esta melodía invernal de fondo, http://www.youtube.com/watch?v=2_HXUhShhmY
Llueve tan fuerte que he tenido que subir el volumen de la música. Sólo me falta pedirte que vengas y te tumbes aquí, y simplemente ser meros espectadores mientras esperamos la madrugada, aunque nunca nos ha gustado esto de que se haga de día. Si algún día logramos mantenernos despiertos hasta que salga el sol, me habré fundido en la cama escuchando la lluvia. Mañana quiero levantarme cantando la misma canción.

jueves, 7 de octubre de 2010

Hoy no hay nada especial

Nada de lo que escribo estos días me convence lo suficiente. Tampoco he encontrado el momento, a lo mejor este puente me pongo a ello. No lo sé. Por ahora sólo se me ocurre una lista mental de cosas que esta semana me han hecho la vida más feliz:


- saber que mi jefa tiene tres años más que yo
- jugar una partida interminable de Scrabble después de cenar
- caerme de la moto con la moto parada
- que a L. le gusten mis canelones de espinacas
- ir al Caprabo a por exfoliante y salir con tres cajas de cereales de chocolate 
- que mi otro jefe tenga siete años más que yo
- que L. haya aprendido a aceptar una pérdida
- saber que se me escucha por el patio cuando canto mientras cocino
- que me inviten al Pirineo a pasar el puente, aunque no pueda ir
- saber que es S. quien toca el piano desde el sexto piso del edificio
- cantar con mi jefe 'Soy un disfraz de Tigre' en la offi como si no hubiera un mañana 
http://www.youtube.com/watch?v=6xbaTx-eyik
- encontrarme a la persona que me dará un pasaje para USA en Septiembre
- poner aire a las ruedas de mi moto
- terminar un congreso con felicitaciones
- preparar una fiesta sorpresa con C.
- ponerme unos pendientes
- no entender a L. cuando quería poner azúcar en las palomitas
- acostarme con una canción en mente y levantarme tarareando la misma
- enviarme mensajes estúpidos por facebook con N. L. i M.  
- que sólo con que J. me haya tocado el punto 'intocable' encima de mis glúteos me haya diagnosticado que soy corta de isquiotibiales
- recibir un mensaje de M. y que espere Diciembre para volver al cine
- haber lavado la funda del cojín morado de mi cama y olerlo por las noches
- terminar la segunda lectura de "El Mundo Amarillo"
- plancharme la camisa blanca
- reírme hasta llorar con HIMYM
- escribir una nota de prensa sobre el punk de los 70
- seguir sin saber nada de T. y que no me preocupe lo más mínimo
- saber que la semana que viene voy a honrar el 'Suit Up' Day con mi corbata negra
- hablar con H. y echarla de menos en Barcelona
- escuchar una lista entera de Spotify que estoy creando y que solo me trae buenos recuerdos
- saber que te ríes cuando lees
- marujear sobre el dresscode de mañana
- organizar una fiesta "Made in La France" con crepes i 'haute-couture'
- esperar con ansias la fiesta del próximo fin de semana 'all saturday long' de A. en el Tennis para celebrar sus 30!
- tener nueva compañera de piso y ser 5 en una casa para 4
- intentar ir al cine y darnos cuenta de que tenemos palomitas en casa. no ir al cine
- que una camarera me conozca como 'la nueva' y ella se presente como 'Lolita from Filipinas'
- darme cuenta de que no soy solamente yo quien a veces, se siente extranjero en su país
- skype me! una y otra vez
- saber que lo que escribo crea confusión y da pie a dobles sentidos, pues yo me imagino que con estos 'errores' intencionados por mi parte creo sensaciones y conceptos nuevos en ti