lunes, 16 de agosto de 2010

Dear Verano

Hacía ya unos meses, no más, que no sufría de unos días tan ajetreados, ya no físicamente sino psicológicamente hablando. Y no, no ha habido manera humana de parar. Mi materia gris ha decidido hacer una huelga a la japonesa e interconnectar todas mis neuronas para fastidiarme mis primeros días de mi primera semana de vacaciones: llamadas, gente a la que darle los buenos días, alcohol, despedidas, conciertos, mi coche, gente que no quieres ni ver, neveras, gente que por narices vas a ver, mensajes, otros coches, viajes… Que me corten una mano, o las dos ¡por Diós! Aún así, espero que todas mis oraciones a Sant Magí hayan sido escuchadas y tenidas en cuenta. Amén.


Así pues, y antes de que las ganas de convertirme en humo negro se apoderaran de mi y mandar a tomar vientos a todos y cada uno de aquellos que buenamente han hecho todo lo posible para que mis vacaciones sean más que merecidas, pensé en escribir una carta a Verano, sí, algo así como: Dear Summer… -a modo de writing a formal letter to a friend or something like that (me encanta esta expresión 'something like that' )- pero eran tantas las cosas que debía agradecerle a Verano, tantas las cosas que reprocharle por no habérmelas dejado hacer… que me dispuse a escribir una lista. Soy fan de hacer listas (no sé si existe alguna página en Facebook del tipo 'A mi también me encanta hacer listas' o 'Yo también algo listas para todo', aunque después de ver según qué cosas y de tener amigos que se dediquen a crear grupos de lo más variopintos, lo más probable sea que sí… be right back… voy a ver si la encuentro… http://www.facebook.com/pages/Hacer-listas-para-todo/81947502021?ref=search, … et voilà!).


Pues me he quedado corta de papel -porque las listas de verdad se hacen sobre papel, lo demás son pseudolistas-. He llegado a las "37 cosas que hacer antes de que termine el verano", -he decidido parar y analizar hasta donde había llegado- aunque si digo la verdad, más de la mitad se van a quedar en lo que son, números de una lista que, dudo, pueda terminar.

Tengo que confesar que no se trata de una lista cualquiera, ya que la he dotado de un 'valor añadido', (fundamental para que una campaña publicitaria triunfe: dotar a nuestro producto de un V.A.), haciéndola mía y sólo mía. Así pues, he optado por añadir un asterisco (*) a todas y cada una de las cosas que requieren de compañía, de un 'mínimo dos personas' para poderlas llevar a cabo.

Sin apenas darme cuenta, el 80% aprox. de mis quereseres contaban con un *. (véase: nº7 surfear con Lucía por el Cantábrico, nº 11 que Luís me saque a pasear con el BMW descapotable matrícula alemana, nº15 bañarme en mi playa balear favorita, nº 23 volver a ganar a Ane en la pista, nº 24 dormir una noche entera con en una cama más grande que la mía, nº 33 llevar a Helena a Cadaqués, nº35 comprarme un perro y llamarlo___ (estamos barajando posibles nombres), nº36 volver a Marrakech, etc).

Briconsejo del día: haced una lista, sólo una, para realize como salen a flote los *.


Looking forward to seeing you again, Verano.


Yours,




P.d: habéis sido varios los que, sintiéndoos identificados con S. (prefiero mantener su identidad en el anonimato por miedo a represalias), me habéis confesado vuestra predilección por las morenas, ayudándome así a consolidar mi teoría, puede que la primera y última de ellas. A todos vosotros, ¡gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario